viernes, 11 de diciembre de 2015

PREÁMBULOS I (para incorporar a la Antología Precaria de In-Éditos N°01)

 
 







(desde algo que podría llegar a ser: INFORME DE CAMPO)



el primero de esa serie



PREÁMBULOS I



Roza el timbre en uno del 17   /intimidado/
y ve
cómo el ojo lo evalúa /de buey en su laberinto
y observa       y él sostiene la mirada
o le parece
y expectante y agitado    /sonido de cadenas

El ascensor conduce a paraíso de esperas y reclusiones
El misterio se escucha nítido
con diafanidad como venida de un paraíso irredento
donde la ausencia está en el tacto y el tacto era la serie
de rumores sólidos y líquidos y risas y piel /sus insinuaciones
que no apuntan a la infancia
sino al secreto de la infancia

//nada tremendo ocurre: no es el inicio /ni el presagio
ni una nueva ternura
apenas el asombro rutinario
precario y secreto
como de la especie pecado en la reiteración
como conocidos campos teológicamente geométricos
extraños por la perspectiva de la altura o el distanciamiento//

Esa torre de babel de los claros contratos
oscuros por deseados
Ese enfrentar los Almacenes París
vitrineando casi encuentros a modo de superar las dudas

Pero yo busco lo + alto

Ruida y abre una ajena cadena bendita y ahí está ella
como podría ser su hija sorprendida /y lastrada
o el inicio de otra frustración renovada /y ajena

Soy Paula     ¿y tú?      Pasa /ven conmigo

El recuerdo de tratativas a cántaros
produce siempre azules en la clase de
ausentes verdes pastosos donde naufragan mariposas torpes
pero fragantes
retocadas para menor sutileza y mayor atrape

huérfanas de arrogancia /ahítas de sentido
salvo cuando la esperanza se pierde tras
la no transparencia de recuerdos
sus rayos certeros en la costumbre de encuentros calculados
o desencuentros por realizar a la carrera
de expectativas y contrarias
sin plátanos orientales que sombrear las calles
cuando llegan de la primavera los deseos renovados
como si inciertas promesas redujeran de pronto toda esperanza
a mejor vida o de vida que al menos espera algo y en público:

como ver un chercán saltando a medio metro
y pareciera que sigue tus pasos
pero cierto ser /no puede

si nunca hubiera la tierra prometida
si nunca por el remedo de silbos y clarines y espadas
a veces flamígeras /de la infancia

y lo inter-conecta a pieza de cama azorada
donde un enorme /observa/ ventanal con Santiago en despliegue
y sus verdes y la tibieza de la tarde
//luminoso y optimista: sin rastros ni recuerdos del golpe//
y abajo la 11 de Septiembre
lo perturba a ensimismarse en imágenes de concreto

aún reminiscencias: despiadados uniformes
el de las calles ajetreo impersonal
la de sol llena bóveda de extraños espacios frecuentes
//desde esas ventanas en oblicuo nos observan//
el gigante espejo
ciertamente ajeno del encuentro y miradas
y de la Paula cola /promesa redonda de dulzuras

pues yo sostengo al uno

//y oler y tocar y morder y déjenme y las mecánicas
de tu insisto /mientras la mira piensa bajo la cintura//

De cristiano    él     ciertamente cumplido sin acoses
de capellán desalmado
o presbítero lleno de amargura     o listeria
y para nada ocultos deseos de comunicación ambigua

Hubo la tibieza cuando el tiempo no era fortuito
cuando pudo decirle a su prima extasiada
juguemos que por ti viviré para siempre

y el horizonte irradiaba y su prima refulgía
y aves marinas cruzaron el disco de rojo
pero ya no lo recuerda

salvo cuando la tristeza le ilusiona a torpes reiteraciones
de pronto interrumpidas

Espera aquí     dice     ya vienen

puesto que el paraíso verdadero /es donde renueva
y se irá con sonrisa de ojos de mica azules
puesto que el paraíso es falso si escurre
o yo también trabajo /y te presentaré a las otras
puesto que el paraíso no más que un subterfugio de indefensos

Y desaparece



Ajuste final para su ingreso a
la precaria de in-éditos
el viernes 11 de diciembre de 2015
frf







  

sábado, 21 de noviembre de 2015

RUTINAS (Desde Epipastos: la contaminación en Santiago del Nuevo Extremo: el número 1)





En otoño-invierno Santiago luce como se ve en esta imagen


Por excepción, después de una lluvia, Santiago en días de rareza


1

R U T I N A S



Los surtidores esparcen el frescor
/ de manera que cierto
//sostienen una precaria borrosa frescura aletargada//
/ alavez rutinarios
los tiuques reparten los espacios verdes
/ entonces / de vez en cuando
Saltan plumas      /una paloma es destripada
mirándose: Los enamorados confunden en la sombra insegura
/del Parque Forestal/ la esperanza con el presente
Y los perros persiguen a los gatos


Una neblina que todo lo confunde
enmarca confusiones
algunos perros se aprovechan

No todos angustian     /lo que parece
esfuma     no <el ser>     éste no involucra "la ausencia"      /
el absoluto pareciera quieto y certero /verazmente palabreado
/y a pesar: los enamorados insisten en sus afanes

con mesura
los gatos toman su revancha


Existe       / algo así como el smog
que la pita joroba /y los pulmones /y otras cosas
por el estilo de
algo hace estornudar

//no ya camino del parque Juan XXIII//

donde el anfiteatro permanece solitario
húmedo ceniciento huraño
/ni una paloma lo surca
Y en invierno: las ramas desnudas

Y si lo recuerdan: Muy Cierto:
'el caballo en la montaña'
/como de costumbre/
los grandes empresarios ejercen su dominio:
coluden su accionar //y en general pasan colados//
dentro y fuera sus madrigueras resplandecen

y los tiuques vigilan sus dominios al igual
/como siempre
unas rutinas bastante predecibles




frf
últimos ajustes para su ingreso a
la Precaria de In-Éditos
el sábado 21 de noviembre de 2015



Santiago, la capital de Chile: vista normal


jueves, 14 de agosto de 2014

ALCANCES AL NÚMERO DE LA BESTIA (texto suelto del 12 de agosto de 2014)













Texto suelto del 12 de agosto de 2014


La manera en que el Estado sionista de Israel mantiene y consolida su colonización de Palestina



ALCANCES AL NÚMERO DE LA BESTIA


Acerca de números compuestos.

Conocimientos simples de números:

¿Sabía usted que 729 no es
número primo?

                          729
dividido por            3
                          243
dividido por            3
                            81
dividido por            3
                            27
dividido por            3
                              9
dividido por            3
                              3
dividido por            3
                              1

entonces 3x3x3x3x3x3x1 es
729

el número moderno de la bestia.
El código de barra de los productos de Israel.
No compre productos de la bestia.
Bueno, ya lo sabe.
729 es un número compuesto, recuérdelo
al momento de comprar.












jueves, 24 de julio de 2014

EL ESTADO PARIA (texto suelto del lunes 14 de julio de 2014)






Un texto de esos sueltos.
De esos que surgen cuando ya no se puede más.





EL ESTADO PARIA



El fuerte contra Dios:

¿Por qué sigues a lomos del caballo amarillo?

¿Qué se hace cuando se está que se revienta
de dolor y de tristeza?
Caen las bombas como planeando en sus gavillas de embustes
y deseos y polvo de esas tierras arrasadas
esas páginas de cueros reales y cuentos imaginariamente
creídos: esparcen la cizaña
Se acumulan cráteras llenas de humos y de lágrimas
que vinagre rebalsan y saben a candelabros
machacados / siete veces machacados
seis veces en sus puntas

Generalmente se llora
o se putea
contra aquello que nos hiere las ingles
de ese modo: se lo escarnia
de impotencia
pero ni así los cráteres vacian sus calaveras y llantos

Así estoy           así estoy
con gusanos en el vientre
con misiles por todas partes

Así estoy viendo
cómo el Estado y sus sionismos esparcidos
asesinan y masacran ingenuos combatientes
que parecen ser niños
en una pequeña franja de prisión y de miseria
y aún así: juegan y viven y sonríen

Es de Tel Aviv que viene ese hedor?
                   a podredumbre?
                   escrito en cueros
                   conservado en cráteras
es a Jerusalén que sofoca
                       en náuseas?
y a Gaza     en cráteres y humo y lágrimas:

Nada que hacer

Solo llorar
porque la tristeza es muy grande
y si no se llora
entonces se revienta
y el vino se avinagra

Ay cómo esa nube de cobalto se viene acumulando
con sus cenizas listas a desatarse

La Nueva Babilonia sonríe y acumula





lunes 14 de julio de 2014

frf



jueves, 3 de julio de 2014

AUSENCIA DE MISMIDAD: EMPATÍA (el 37 de Algo Como Eso)

 
 





desde la parte: FINAL






de: Algo Como Eso







(un tríptico sobre el ser y el otro)






37







AUSENCIA DE MISMIDAD: EMPATÍA





I

PROLEGÓMENOS






¿Cómo será?

¿indagar las palabras de una mente
macerada por el miedo            quedar sin ellas?

alguien que no sufre: va
con deleite           cantando su extrañeza
retorciendo el horror al llanto:
como símbolo del triunfo de la soledad
radical y deleitosa: tiritanto su sombra
muda su agonía

No. No la ensimismación
La otredad de la noche y su sudor:
¿cómo serán?

                        la respuesta comprometedora

¿cómo será sudar en su espejo
intencionado y casual despliegue
esperanzados
atiendas o en blanco actúes
tu oficio argucias y coquetas, como será:
Una lectura interesada?

Así la cercanía a una cosa
al ser de la existencia y su tortura
concreta en la ciudad tranquila
A la ciudad nada le importa

Cuándo: más que muerta, aun frenética
o juiciosa, llenas de palabras imprudentes
sabias mordeduras:
insinuaciones eficaces, experta provocante
mantis rutinaria
mínimo ajetreo: la máxima exquisita?

La metafísica posesiona del ser
y lo que dice: no escarmienta ni siquiera al ente
deja al palabrero lleno de tinieblas pegajosas





II


LA MERA COSA MISMITA





Entonces su exploradora roza y trastoca?

cerca del censado espacio duerme
siente o no siente siquiera escalofríos más mínimos
tensiones de la nada y el todo del aguarde
y de lo íntimo: lo fiero?

esa espera, su pertinencia en la rutina reitera ajenos
y las palabras silencian / y los movimientos delatan?

¡Cuidado, la copa!
Sentados en aguarde activo logrando más acogedora
manera de existencia

“Cresta, jodió            /           cercando el acomodo
se fue al hoyo”          /           bien dispuestos al inicio:

El destino, el único? inexorable
¿Siente o no siente que moja?
líquidas hacen las cábalas, los ruidos, la maestría
la metafísica del instante y su terror
lo dicho y la flecha / o la sombra?

¿Si amargas otredades como sin querer
la cosa sacrosanta
despierta la parca que endurece
esa curiosidad tentadora
roza la experta intención
a pesar que rutinas o estorbos no estremecen es /
si por asomo / es /
el temblor de las dichas
o no más que una jaula abierta a las palabras?

Dame un cigarrillo.                        / Ya en alto grado de confianza
Me puede dar un cigarrillo?           / Marcando la distancia clientela
Disculpe, tendría un cigarrillo?      / Interrumpiendo?

¿Cuando la cicatriz extraña y su morena ausente
aquellas desazones de la voluntad
en costumbre representada
rizan los del instante /
                                             en algún momento
                                             la cosa pone seria
o atestiguan la presencia /
                                             cual hirviente avanza
como velo delicioso o codicia?

Llega el momento de los quiubos
ardorosos la húmeda ardorosa?
o ya pensando en los seis de la fama
como ebullición o troca / por cada uno
si arrastran a la gruta / el momento álgido
sirena del vértigo / su húmeda quejosa
en otro juego de reclamos
más provechoso, más secos y rituales?






III


DECENLACE





Toma. Ten
Putah!, voy a tener que comprar otra / o más cara

consecuencia de la cristiana actitud
dadivosa, casual, mercanchifle
pasado y pasando
habitual en el marcaje de las horas

Entre la ansiedad y el olvido
como si la vida se redujera a cucarachas
que a eso se reduce
las sombras dejadas pasar
otra manera de aumentar el calor contra
la angustia
porque el hambre es cosa seria
y la costumbre reiterada ayuda en la ausencia
a la fijación de los mitos

¿Y si al fin vencido lo llevo
vindicando el super vip oculto
oscuros reflejos entusiastas
ocultos aclarando la certeza
excita sorberle su exquisita prestancia
ya no dudosa / ya presta?

Anulada cierta voluntad:
ahora
ahora, pero no tan pronto
ruega en la clemencia
el momento / el más adecuado y certero /
                                           ya no hay retorno:

¿Puedo pedir otro / traguito?

¿Son temores y cansancios
honestos y sinceros?

Si pudiera sentir lo que sientes
sólo nos es dado compartir
no ser uno aunque exista quien feliz
se enajena
Mío sería el horror y el cansancio

Otro
¿Son los míos / o son los tuyos?

Oh, sí, somos la cosa misma. Los tres
Todos              nada
¿Cómo estar seguro?

¿Cómo, si todo cambia
troca lugar
valora
nada permanece cuando incierto
la certidumbre no conmueve ni se afirma

pierde-gana,                tal vez: bajo la escalera?
ausenta                        :en la oficina del manager
allí donde la llave cierra la carencia
irrecuperable o exquisito?

Aguanta!
¿Cuántos llevamos?
¿Y a dónde piensas irte?

Así
                palabras
                                             centinelas
                                                   desenlaces provocan
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
Provocan la comunión de los santos

Ya!
                el privado está listo:
                vamos
                entonces la otredad se hace patente




  


   

  

martes, 1 de julio de 2014

VUELTA DE MANO (el 20 de Algo Como Eso)

 
 
 







Desde la parte: INTERMEDIO







de: Algo Como Eso







20






VUELTA DE MANO






Como si fuera un ritual de la palabra: todas son
traidoras
ésa
inocencia de la cara transparente
por qué no: una de las claras? ojos fijos
en la ausencia

y mira incrédula o testaruda
sabiendo la distancia del camino
y mira sonriente o realista
el naufragio de la estirpe
y mira a través de un año ajeno:
encuentros contenidos en buscadas
desastrosas coincidencias

Yo también soy entera / y una de la sombra / y una mueca
en verdades / ajena o íntima, alarma
con la dolorosa sabiduría de quien reitera
una mariposa aventajada

Y lo sabe con certeza y lo piensa de confuso
afirmando una verdad de las palabras
no desea entender la confesión de su certeza

Ya el antiguo Kamasutra anticipa la costumbre:
algo a transferir expriman, / tan solo chauchas
unos pocos decibeles de hambre en el humo
de la escoria/
crearán la teleserie de algo como eso

Mas si pudieras bajar a la cumbre de estas tinieblas

serías mi hermano en la desdicha

Recuerda:
aun no sabiendo: somos como ortigas
dolorosas
y espero que no sufras:
Oculto un algo que no quiero que tú sepas







  
  


viernes, 30 de mayo de 2014

El sueño del Coronel (el 13° de Notas para un desarrollo subrepticio)


 








Desde la parte: De otros lados


De: Notas para un desarrollo subrepticio




13

El sueño del Coronel


(Sueño del Sueño del Coronel que sueña el General pase
tendido frente a su puerta)



Alguien aguarda quieto la invitación al reposo:
//la rabia trocada en desprecio sorbe
el humo indigno       ese opio como compensa
a sobremorir / por un tiempo ajusta como ajenos
la espera y la demora//

Alguien que dilata su quietud
ha tendido de espaldas a lo largo y divaga
no por ello deja de percibir unas moscas
unas cucarachas debajo del cubo de basura
el informe de un ataque terrorista en la radio
embelesando una puerta cerrada
contiene el aguarde
y disipa el retraso de la llovizna

extiende el consentido de una culpa
prolegómena:

Cuán quieto      cuán recostado despliegue
y retardo
o intento de visión abierta inconclusa:
esa vaguedad de existencia necesaria
como virus / cristalizados y alertas
como canto en busca de gallo
que no encuentra
plumas sonoras / y cacarea calaminas
y tres veces agotadas
y tres negaciones
y tres cruces / y un aplazamiento en la remisión de lo vano
escucha igualmente los pasos de unas vecinas
sus cacareos sobre lo amarillo del pasto


Concibe y antoja sobresaltos
para nada seco
todas las plumas aventadas
en amarillos-relámpagos sudorosos
las postergaciones dilatadas por la frente
las arrugas mojan
y el desánimo y el recuerdo aún cuando esas
nubes remitían a otros tiempos:

planeando inerte subrepticio
alguien enfrente a la inercia en el umbral del momento
tregua su amargo sentado
¡Jesús /qué inmóvil /vigilancia tan larga!
¡Carajo!

Secar la guardia intenta       apartar el ánimo
no hay plumas que ayuden prórrogas
ni siquiera que soporten el frío de la campaña
como si el estado mayor hubiese fracasado
retorna
escucha sobre las tablas
imagina ese atentado terrorista
ese polvo sobre los enojos
esa pelusilla que le abona sobre
ruidos secos bruscos
voces como distantes
emotivos kikirikíes
desmoronados
como tierra pulverizando los recuerdos
repitiendo las visiones fuertes los maderos
más lejos /menos emocionantes
audibles /más llevaderos
como húmedas plumas chamuscadas
en la ventolera del cansancio
como sin aire
como si estuviera en la definitiva
cuna que le acoge / y que le expulsa:

Entonces el general pasa enfrente de la puerta