jueves, 3 de julio de 2014

AUSENCIA DE MISMIDAD: EMPATÍA (el 37 de Algo Como Eso)

 
 





desde la parte: FINAL






de: Algo Como Eso







(un tríptico sobre el ser y el otro)






37







AUSENCIA DE MISMIDAD: EMPATÍA





I

PROLEGÓMENOS






¿Cómo será?

¿indagar las palabras de una mente
macerada por el miedo            quedar sin ellas?

alguien que no sufre: va
con deleite           cantando su extrañeza
retorciendo el horror al llanto:
como símbolo del triunfo de la soledad
radical y deleitosa: tiritanto su sombra
muda su agonía

No. No la ensimismación
La otredad de la noche y su sudor:
¿cómo serán?

                        la respuesta comprometedora

¿cómo será sudar en su espejo
intencionado y casual despliegue
esperanzados
atiendas o en blanco actúes
tu oficio argucias y coquetas, como será:
Una lectura interesada?

Así la cercanía a una cosa
al ser de la existencia y su tortura
concreta en la ciudad tranquila
A la ciudad nada le importa

Cuándo: más que muerta, aun frenética
o juiciosa, llenas de palabras imprudentes
sabias mordeduras:
insinuaciones eficaces, experta provocante
mantis rutinaria
mínimo ajetreo: la máxima exquisita?

La metafísica posesiona del ser
y lo que dice: no escarmienta ni siquiera al ente
deja al palabrero lleno de tinieblas pegajosas





II


LA MERA COSA MISMITA





Entonces su exploradora roza y trastoca?

cerca del censado espacio duerme
siente o no siente siquiera escalofríos más mínimos
tensiones de la nada y el todo del aguarde
y de lo íntimo: lo fiero?

esa espera, su pertinencia en la rutina reitera ajenos
y las palabras silencian / y los movimientos delatan?

¡Cuidado, la copa!
Sentados en aguarde activo logrando más acogedora
manera de existencia

“Cresta, jodió            /           cercando el acomodo
se fue al hoyo”          /           bien dispuestos al inicio:

El destino, el único? inexorable
¿Siente o no siente que moja?
líquidas hacen las cábalas, los ruidos, la maestría
la metafísica del instante y su terror
lo dicho y la flecha / o la sombra?

¿Si amargas otredades como sin querer
la cosa sacrosanta
despierta la parca que endurece
esa curiosidad tentadora
roza la experta intención
a pesar que rutinas o estorbos no estremecen es /
si por asomo / es /
el temblor de las dichas
o no más que una jaula abierta a las palabras?

Dame un cigarrillo.                        / Ya en alto grado de confianza
Me puede dar un cigarrillo?           / Marcando la distancia clientela
Disculpe, tendría un cigarrillo?      / Interrumpiendo?

¿Cuando la cicatriz extraña y su morena ausente
aquellas desazones de la voluntad
en costumbre representada
rizan los del instante /
                                             en algún momento
                                             la cosa pone seria
o atestiguan la presencia /
                                             cual hirviente avanza
como velo delicioso o codicia?

Llega el momento de los quiubos
ardorosos la húmeda ardorosa?
o ya pensando en los seis de la fama
como ebullición o troca / por cada uno
si arrastran a la gruta / el momento álgido
sirena del vértigo / su húmeda quejosa
en otro juego de reclamos
más provechoso, más secos y rituales?






III


DECENLACE





Toma. Ten
Putah!, voy a tener que comprar otra / o más cara

consecuencia de la cristiana actitud
dadivosa, casual, mercanchifle
pasado y pasando
habitual en el marcaje de las horas

Entre la ansiedad y el olvido
como si la vida se redujera a cucarachas
que a eso se reduce
las sombras dejadas pasar
otra manera de aumentar el calor contra
la angustia
porque el hambre es cosa seria
y la costumbre reiterada ayuda en la ausencia
a la fijación de los mitos

¿Y si al fin vencido lo llevo
vindicando el super vip oculto
oscuros reflejos entusiastas
ocultos aclarando la certeza
excita sorberle su exquisita prestancia
ya no dudosa / ya presta?

Anulada cierta voluntad:
ahora
ahora, pero no tan pronto
ruega en la clemencia
el momento / el más adecuado y certero /
                                           ya no hay retorno:

¿Puedo pedir otro / traguito?

¿Son temores y cansancios
honestos y sinceros?

Si pudiera sentir lo que sientes
sólo nos es dado compartir
no ser uno aunque exista quien feliz
se enajena
Mío sería el horror y el cansancio

Otro
¿Son los míos / o son los tuyos?

Oh, sí, somos la cosa misma. Los tres
Todos              nada
¿Cómo estar seguro?

¿Cómo, si todo cambia
troca lugar
valora
nada permanece cuando incierto
la certidumbre no conmueve ni se afirma

pierde-gana,                tal vez: bajo la escalera?
ausenta                        :en la oficina del manager
allí donde la llave cierra la carencia
irrecuperable o exquisito?

Aguanta!
¿Cuántos llevamos?
¿Y a dónde piensas irte?

Así
                palabras
                                             centinelas
                                                   desenlaces provocan
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
Provocan la comunión de los santos

Ya!
                el privado está listo:
                vamos
                entonces la otredad se hace patente




  


   

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario